Deberes para verano, ¿si o no?


Empieza el verano y con ello las vacaciones para casi todos los niños y niñas. Por la calle, parques y demás lugares se empezará viendo juego y diversión entre ellos. 
Por otro lado, en estos días muchos colegios hacen entrega de notas y de los “deberes de verano”, fichas, libros de vacaciones, libros para lectura o cualquier otra cosa que a cada profesor se le ocurra. Pero, aunque para algunos niños son actividades entretenidas y no tienen problema en dedicar un rato al día a ello, para otros muchos  aquellas actividades que no son recomendadas si no obligadas se convierte en una inquietud y una carga para todo el verano.
Si tu hijo es de los que no quiere hacer las actividades, no lo obligues ya que de esa forma no le produce ningún beneficio académico porque lo hace a desgana y sin que se produzca aprendizaje significativo.
Pero os preguntaréis, ¿no se olvidará de lo aprendido? Es normal que llegues a pensarlo pero tanto durante este periodo como cualquier otro más corto, se le van a ir olvidando cosas que no utilicen a menudo, ¿nosotros nos acordamos de lo que aprendimos en el colegio? No, si no lo utilizas en tu vida diaria se acaba olvidando.
Lo que SÍ DEBEMOS HACER con ellos es infundirle las GANAS por aprender, ILUSIÓN por saber cosas nuevas, y la SATISFACCIÓN de proyectos nuevos e interesantes.  
Durante el curso escolar ya tienen demasiadas obligaciones como para ponerle más en sus vacaciones. A caso ¿no nos gusta a todos desconectar de nuestro trabajo? O ¿echamos un ratito para no perder la costumbre? Un abogado, por ejemplo, debería prepararse un pleito por semana, para que no se le olvide como hacerlo… No, no y NO, el verano y LAS VACACIONES SON PARA PERDER EL HÁBITO Y LA RUTINA que llevamos durante el resto del año. El verano es para desconectar al 100%. ¡¡Lo NECESITAMOS los adultos y lo necesitan los niños!!
Pero claro, otra cuestión, ¿cómo entretenemos a los niños durante casi 2 meses y medio? Pues hay millones de maneras de hacer actividades diferentes y animadas para que sea algo motivante y sin obligación. 
Y algo que debemos FOMENTAR es LA LECTURA, pero no libros que mandan en el cole para que no esté ligado a deberes, si no, libros de sus centros de intereses; si le gustan los animales pues de eso, si le gusta pintar pues se pinta, si le gustan las historias de hadas pues de hadas… Si ellos eligen nos aseguramos que disfrutan con ello y que les motive a leer más y más. Sin insistir ni obligar porque si no evitarán hacerlo.

Un libro siempre es buena elección!







Consejo de una de una bloguera: 
"Haz una lista de actividades, juegos, salidas, etc. que puedes hacer con tu hijo estos meses y verás todas las posibilidades educativas que un verano te presenta. No tienen que ser ideas sofisticadas. Piensa que si por ejemplo, vas a la playa y el niño juega con la arena, corre por el agua, recoge conchas y piedras, construye castillos, hace túneles,… estará trabajando arte, educación física, matemáticas, conocimiento del medio, etc.
Creo que sólo tenemos que cambiar la mirada y pensar que los niños SIEMPRE están aprendiendo cuando el ambiente es rico en estímulos."
Malena del blog aprendiendo matemáticas.


Aportación de una noticia del ABC:

Según Catherine L´Ecuyer, autora de «Educar en el asombro», ¿les obligamos hacer deberes para no perder el hábito? Pero, «si solo es por “no perder el hábito”, no tiene sentido», prosigue. «El argumento del hábito es absurdo: ¿hacen extraescolares en verano para no perder el hábito de hacerlas durante el curso? ¿Les hacemos llevar paraguas ahora para no perder el hábito de llevarlo cuando llueve? ¿Hacemos trabajar a los profesores en agosto para que no pierdan el hábito de dar clases?».


Espero que os guste!!

Un abrazo,
Eva Castellar.



Entradas populares